Doña Sílvia Catalán

Doña Sílvia Catalán

publicado en Ginecología y obstetricia

21 de Abril de 2017318 lecturasConocer más sobre el autor

Beneficios e inconvenientes de la copa menstrual

¿Qué beneficios y desventajas tiene la copa menstrual? Si aún tienes dudas si es el método ideal para ti, en este artículo te aclararé tus dudas.

La usabilidad

La copa menstrual es muy fácil de utilizar, cuando se tiene un poco de práctica. La verdad es que lo que yo siempre recomiendo es darse de margen unas dos o tres menstruaciones para aprender a ponerla y quitarla bien, que es lo único más complicado de ella. Durante esos días de menstruación inicial recomiendo usar la copa combinándola con un salvaslip o compresa fina, por si acaso.

La higiene

La copa menstrual es muy higiénica, muy respetuosa con el cuerpo femenino y con el medio ambiente. Muchas mujeres piensan que lo de mancharse con sangre es poco higiénico, pero nada más lejos de la realidad. Cuando se retira la copa menstrual, simplemente hay que pasarle un poco de agua tibia (y un poco e jabón neutro opcional) para eliminar los restos y volver a introducirla. Los dedos se manchan, sí, pero es tu propia sangre y sí, ¡es sangre limpia!

Una vez acabada la menstruación y antes del nuevo uso la copa debe limpiarse bien, hirviéndola en agua durante mínimo 10 minutos, es el único mantenimiento que necesita.

El precio

Si no estás convencida todavía el argumento del precio va a acabar de convencerte. Simplemente calcula cuánto dinero gastas al año en tampones, compresas y salvaslips. ¿Ya? Bueno, piensa que una copa menstrual te puede costar entre 20 y 40 euros (depende de la marca), ¡pero que si la cuidas bien puede durar hasta 10 años!

El medio ambiente

Es indiscutible que los productos de higiene femenina generan una cantidad ingente de residuos. Las cajas de cartón, los envoltorios de plástico de compresas y tampones, los aplicadores de los tampones, y las propias compresas y tampones usados que no pueden ser reciclados.

Con la copa menstrual no hay residuos. Ninguno. Bueno, para ser justos, el de la caja que lo contiene. Pero creo que es bastante irrisorio, en comparación, ¿no?

La salud de la mujer

Las compresas y tampones, en su composición llevan sustancias blanqueantes que pueden provocar alergias y efectos adversos (picazón, cambios en la flora vaginal...). Incluso, en el caso de los tampones, en sus indicaciones de uso se describe el síndrome del shock tóxico (aunque no suele ser frecuente).

Además, los tampones, cuando absorben el flujo menstrual absorben también la lubricación natural de la vagina. Las copas menstruales, al no absorber y simplemente recoger el flujo, no provocan sequedad vaginal.

Las copas menstruales están hechas de silicona médica hipoalergénica, por lo que el riesgo de infecciones es muy bajo (aunque sí se han descrito casos en los que mujeres con mucha tendencia a las candidiasis pueden verse afectadas por ellas).

Comodidad

El uso de la copa menstrual es sencillo, como he explicado antes. Una vez sabes ponerla bien, es muy difícil que se escape nada. Y con ella puedes hacer todas las actividades que quieras, sin límite. Y sí, también puedes dormir con ella.

Piensa que aunque parezca pequeña, recoge mucha cantidad de flujo, por lo que puedes estar perfectamente 6 horas sin cambiarla (incluso más si es un día de los de inicio o final de regla).

La única incomodidad que te puede suponer es si estás en un lavabo sin lavamanos, pero aún así no hay problema, simplemente vacíala, y vuélvela a poner dentro (o usa un kleenex, con cuidado no se quede ningún residuo en la copa) y en cuanto tengas oportunidad, la lavas y vuelves a poner.