Dra. Cecilia Rubiños Díaz

Dra. Cecilia Rubiños Díaz

publicado en Odontología y estomatología

Oct. 25, 2012, 5:56 p.m.1038 lecturasConocer más sobre el autor

Cómo prevenir los traumatismos dentales en el deporte

La actividad deportiva, con fines ya sean recreativos o profesionales, continúan atrayendo a un número creciente de niños y adolescentes en desarrollo.

El estilo de vida actual ha favorecido que esto suceda, pues practican deportes para adquirir una forma física adecuada, reducir el stress, formar parte de un equipo escolar o tan solo para parecerse un poco a sus ídolos deportivos.

No obstante el deporte no está exento de riesgos y durante su ejecución pueden producirse lesiones traumáticas de mayor o menor gravedad. Por todo esto es importante educar a los padres e hijos diciéndoles que es preciso el uso de protectores bucales ya que así mejora el cociente riesgo/ beneficio.

Como profesional trato de poner al alcance de todos lo importante que es la utilización de protectores bucales en niños que practican deportes de alto y mediano riesgo.

Hoy en día los traumatismos dentales son la segunda causa de atención odontopediátrica tras la caries, y en un futuro muy cercano la incidencia de lesiones traumáticas constituirán la principal demanda de atención.

Hasta 1994 ha sido posible constatar que la prevalencia de los traumatismos dentales era alta, siendo las causas fundamentales los accidentes escolares y las actividades deportivas convencionales.

Las lesiones traumáticas son casi endémicas en el deporte, sobre todo en la adolescencia. Hoy en día, al hacerse extensiva la práctica deportiva entre los niños e incluso entre los adultos, una gran parte de la población está expuesta. No solo hay muchos niños que practican deporte, sino que también empiezan a hacerlo a edades más tempranas y en unos niveles superiores de intensidad y competición.

La prevalencia de las lesiones dentales durante la práctica deportiva llega a ser de hasta un 45%, siendo las más frecuentes las luxaciones y fracturas alveolares.


¿Qué es un protector bucal?

Es un recurso básico que se emplea para prevenir lesiones dentales en la práctica deportiva que conlleve cierto grado de violencia.

La Asociación de Odontología Deportiva (ASD) definió en 1998 a los protectores bucales como "aparatos accesorios flexibles que se colocan dentro de la boca (o dentro y fuera) para reducir las lesiones orales, en particular la de los dientes y las estructuras relacionadas".


¿Por qué usar protectores bucales?

Según la Asociación Dental Americana (ADA) más de 200.000 daños bucales se previenen mediante el uso de protectores bucales deportivos. Es importante advertir que alrededor del 10% de los accidentes deportivos ocurren en la cabeza y que la gravedad de los traumatismos depende en gran medida de la edad y el tipo de práctica que se realice.

Los protectores bucales se utilizan para prevenir lesiones accidentales en los dientes, tejidos blandos (lengua, encía, carrillos y labios) y arcos dentales, que pueden producirse durante una actividad deportiva. Su efectividad para prevenir accidentes está bien probada. Pueden también ayudar a amortiguar el choque recibido en la región facial y reducir el daño causado a otras partes de la cabeza o el cuello.

La acción de los golpes suele causar la rotura, pérdida y hasta el desplazamiento de los dientes superiores, situación que afecta a la estética, la fonación y la masticación.

Conviene recordar algunas consideraciones clínicas sobre el uso de los protectores bucales. A los niños pequeños se les hacen protectores que se cambian cada año hasta los 16 años.  En los pacientes ortodónticos no se aconsejan protectores adaptables y los brackets y los tubos deben ser encerados antes de tomar las impresiones para la confección del protector, individualizado en este caso.