Dr. Ignacio Fernández Sanza

Dr. Ignacio Fernández Sanza

publicado en Cirugía plástica, estética y reparadora

15 de Febrero de 2017342 lecturasConocer más sobre el autor

Cómo redefinir los brazos

A menudo, percibimos nuestros brazos gruesos a causa de la acumulación de grasa en esa zona, pero la mayor molestia se debe a la flacidez indeseada después de haber realizado una dieta. Suele suceder que, incluso haciendo ejercicio físico, volver a lucir unos brazos consistentes se nos plantea como un imposible.

Actualmente, la cirugía es una solución eficaz para reducir el exceso de piel de los brazos, que se hace muy evidente cuando, al levantarlos, observamos que la piel cuelga y pierden definición porque los tejidos están flácidos. En algunos casos, dicha flacidez convive con depósitos grasos en la zona, de manera que además detectamos un volumen exagerado que impide ver la forma de los músculos.

¿Cuál es la causa de la flacidez de los brazos?

La falta de ejercicio y el exceso de peso son los principales factores que provocan la aparición de la flacidez en los brazos. Ahora bien, esta distensión también se debe a la pérdida de peso después de haberse sometido a un régimen con la consiguiente laxitud de los tejidos blandos.

Cabe destacar que el problema de la flojedad de la piel de los brazos o debilidad muscular no sólo se da en personas obesas o que han perdido peso, sino también en aquellas que son delgadas y que sufren de ese exceso de piel a causa del envejecimiento o de la genética.

A menudo, pues, estos condicionantes hacen que sea imposible mejorar el aspecto de los brazos aunque se practique ejercicio con regularidad.

¿Cómo se puede eliminar la grasa y la flacidez de los brazos?

La braquioplastia o lifting de brazos permite remodelarlos desde el codo hasta la axila consiguiendo una mayor definición y reduciendo la piel que cuelga. Esta técnica se combina, cuando conviene, con la liposucción con la finalidad de extraer los depósitos grasos existentes en la zona.

Se debe tener en cuenta que hay otros procedimientos menos agresivos para remodelar los brazos como lipoláser y los hilos tensores. De igual manera, también es posible aumentar la masa muscular con la implantación de prótesis de bíceps y tríceps.

Pero cuando todas estas opciones no son recomendables para obtener los resultados deseados es necesario realizar una braquioplastia o lifting de brazos, combinada con una liposucción si se requiere.

Así como casi todos sabemos de qué se trata la liposucción –extracción de grasa a través de una pequeña cánula–, la braquioplastia es menos conocida. Consiste en hacer una incisión en la cara interna del brazo extirpar la parte sobrante de la piel. Como en cualquier intervención, un buen postoperatorio asegurará los óptimos resultados.

Resultados

Las distintas técnicas ofrecen resultados adecuados para cada caso en particular y la mejora es evidente. Un trato especial merece el caso de la braquioplastia o lifting de brazos ya que, debido a la incisión que se realiza, deja una cicatriz que, si la operación se ha llevado a cabo correctamente, se diluye con el tiempo aunque sin llegar a desaparecer. Pero la pérdida de flacidez y la redefinición del contorno de brazos son evidentes y perceptiblemente satisfactorios.