Dr. Vicente Carreño García

Dr. Vicente Carreño García

publicado en Hepatología

22 de Julio de 20152156 lecturasConocer más sobre el autor

Conoce los 5 tipos de hepatitis: transmisión, prevención y tratamiento

Los virus de hepatitis pueden producir enfermedades del hígado que pueden ser limitadas en el tiempo (aguda), fulminantes (alta probabilidad de muerte) o crónicas (con posibilidad de terminar en cirrosis y cáncer de hígado). Existen 5 tipos de virus de hepatitis: A y E (benignas, de curación espontánea), B, C y D (potencialmente agresivas).

Hepatitis A y E

La mayoría de las hepatitis A y E se curan espontáneamente. Se transmiten por alimentos y aguas contaminadas (verduras, moluscos...). Para evitar la transmisión hay que adoptar medidas higiénicas. Existe vacuna frente al virus A (muy eficaz), pero no para el E. No hay tratamiento específico para la hepatitis A pero la hepatitis E responde bien a la ribavirina (64% de curación).

Hepatitis B

El virus B de la hepatitis (VBH) se transmite por vía sexual, parenteral (transfusiones, drogadicción, acupuntura, etc.) y vertical (de madre a hijo). Existe una vacuna eficaz para proteger frente al VBH (ofrece más del 90% de protección). Para evitar su transmisión hay que utilizar barreras en el acto sexual y evitar el contacto con sangre. Hay 2 tipos de hepatitis B: aguda (se cura espontáneamente en el 90% de los casos) y crónica que puede evolucionar a cirrosis hepática y cáncer de hígado.

Existen diversos fármacos antivirales para el tratamiento de la hepatitis B: interferón pegilado y análogos de nucleósidos. El interferón pegilado es capaz de eliminar el VBH de la sangre en el 40% de los pacientes pero sin erradicarlo del hígado. El tratamiento debe administrarse durante un año y medio aproximadamente y tiene efectos colaterales importantes. Sin embargo, los análogos de nucleósidos (Baraclude, Viread) apenas tienen toxicidad y eliminan el VBH de la sangre en el 90% de los casos aunque tampoco lo erradican del hígado y hay que administrarlos por tiempo indefinido porque al suspenderlos, la mayoría de los pacientes se reactivan. Se están investigando nuevos tratamientos con inhibidores de polimerasas, microRNAs, etc. con resultados prometedores aunque están en fases muy preliminares de desarrollo.

Hepatitis C

El virus C de la hepatitis (VCH) se transmite fundamentalmente por vía parenteral (transfusiones, drogadicción, acupuntura, etc.) y vertical (madre a hijo). La transmisión por vía sexual en parejas estables, incluso sin utilizar barreras, es poco frecuente.No existe vacuna para prevenir la hepatitis C. La hepatitis C aguda se cura espontáneamente en el 30% de los casos. La hepatitis crónica por VCH puede evolucionar a cirrosis hepática y cáncer de hígado.

Existen nuevos fármacos para tratar el VCH (Sovaldi, Olysio, Harvoni, etc.) que inhiben las 3 proteínas fundamentales para la multiplicación del VCH: NS5A, NS5B, NS3/4. Estos medicamentos van dirigidos a dos de las tres proteínas y su eficacia en los ensayos clínicos es del 90% o más en los pacientes tratados. Sin embargo, en un estudio publicado on line el 26 de junio de 2015 en la revista estadounidense Alimentary, Pharmacology & Therapeutics en el que trataron con los nuevos fármacos a 4.026 pacientes con VCH, la eficacia se redujo al 75%. Este estudio, a diferencia de los ensayos clínicos, se realizó en la práctica clínica rutinaria. En este sentido se sabe que la eficacia obtenida en ensayos clínicos generalmente disminuye cuando los fármacos se administran en la práctica clínica diaria. Esto puede deberse a factores como las diferencias en las características de los pacientes.

Hepatitis D

El virus D o delta sólo puede infectar a personas que tienen hepatitis B. Su forma de transmisión, prevención y pronóstico es idéntica al VBH. Solamente se puede tratar con interferón pegilado administrado durante 1 año o más con resultados limitados (20% de respuesta).