Don José Antonio Pardo Martínez

Don José Antonio Pardo Martínez

publicado en Psicología

14 de Febrero de 2017163 lecturasConocer más sobre el autor

¿Es amor o es dependencia de mi pareja?

Muchas son las personas que desean encontrar una pareja con la que compartir su vida y la gran mayoría lo consigue. Pero algunos establecen una relación desadaptativa o insana, pues lo que hacen es empezar a depender de la otra persona para encontrar su propia felicidad.

Este tipo de conducta se puede reconocer por varios motivos. Lee detenidamente la siguiente lista para saber si tu relación de pareja es dependiente.

  1. Si por ejemplo necesitas tener localizada a tu pareja constantemente y además sentirte en contacto con ella. Ahora, debido a herramientas como Whatsapp, es muy sencillo ejercer este tipo de dependencia, así que mucho cuidado. Si los mensajes no tienen respuesta o es vaga puede que sea porque se está generando agobio en la pareja.
  2. Puede mostrarse una necesidad excesiva de indicadores de aprobación por parte de la pareja, como si a cada cosa que hagamos necesitemos que nos diga que está bien. Por el contrario, si nuestra pareja no nos indica que le parece “bien” lo que hacemos, esto puede ser visto como una falta de afecto o cariño. Las personas dependientes suelen estar muy pendientes de complacer a la pareja, a veces manifestando un amor desmedido, haciendo regalos y detalles que pueden comprometer a quien los recibe a la hora de corresponder.
  3. La idealización es otra conducta que demuestra dependencia, consiste en exagerar y sobredimensionar los rasgos y las aptitudes de la pareja, o incluso llegar a distorsionarlos.
  4. Otro rasgo podría ser el pánico al abandono, que mantendría a la persona en la relación por miedo a quedarse solo.
  5. Tener la sensación de que sin la pareja uno no puede llegar a ser feliz, salir adelante o disfrutar de la vida. Esta es una trampa muy sutil que radica en poner en el otro nuestra felicidad, cuando esta radica en la capacidad que tiene uno mismo de aceptar los frutos de la vida. Puede que uno de esos “frutos” sea encontrar una pareja, pero también puede que en otro momento dado, esa pareja se acabe, y de su aceptación se obtendrá nuestra felicidad, no de depositarla gratuitamente en el otro.
  6. Aunque en raras ocasiones, también sucede que a veces nos sentimos mal en una relación, en la forma en que nos tratan, incluso porque se nos falta al respeto o se abusa de nosotros. Pero, a pesar de ello, seguimos en la relación. Este es un signo claro de nuestra dependencia sobre la pareja.
  7. Tras la “crisis económica” de 2008 hemos visto cómo algunas parejas han aguantado su relación sentimental por problemas económicos. Sin ser tan extremos, en algunas ocasiones son motivos económicos o domésticos los que llevan a algunas personas a mantener una relación sentimental que no les está haciendo realmente felices. Este tipo de dependencia esconde la incapacidad de valerse por sí mismo en el plano económico o doméstico.

Tras leer estos indicadores, espero que puedas identificar si estas siendo dependiente y puedas cambiar esa situación.