Dr. Francisco José Berchi Gonzalez

Dr. Francisco José Berchi Gonzalez

publicado en Odontología y estomatología

23 de Enero de 2017102 lecturasConocer más sobre el autor

Higiene de la ortodoncia

La limpieza dental es importante en general, pero debemos tener especial cuidado cuando tenemos ortodoncia. Para ello, es necesario prestar atención a los instrumentos y productos que intervienen en la higiene de la ortodoncia y saber qué pasos deben seguirse para limpiar un aparato.

Instrumentos y productos que intervienen en la higiene de la ortodoncia

  • Cepillo dental: para cepillarse los dientes después de todas las comidas. Puede ser manual o eléctrico, y existen en el mercado cepillos específicos de ortodoncia.
  • Seda dental (Superfloss): elimina los restos de placa bacteriana de los espacios interdentales. Al menos debe usarse una vez al día. El Supefloss, es la seda dental específica durante el tratamiento de ortodoncia con brákets.
  • Pasta dental con flúor: dentífrico de uso diario con aporte de flúor para la prevención de la caries dental.
  • Colutorio con flúor: de uso diario para la protección de la placa y la gingivitis, además de ayudar a la prevención de formación de caries.
  • Irrigador bucal: un aparato que expulsa agua a presión eliminando los restos de comida y de placa en las zonas de peor acceso.
  • Cepillo interproximal: cepillo dental con cabezal extrapequeño y fino. Permite limpiar eficazmente los espacios interproximales y entre los aparatos.

Pasos que se deben seguir para limpiar un aparato de ortodoncia

  • Cepillado: utilizaremos el cepillo manual o eléctrico junto con la pasta dental. En el caso del cepillo manual, situaremos el cabezal del cepillo formando un ángulo de 45 grados con el diente, y realizaremos movimientos circulares por toda la superficie del diente. Limpiaremos las superficies exteriores e interiores de los dientes, así como las superficies de masticación.
  • Limpieza de las zonas interproximales (entre diente y diente): podremos usar la seda dental en zonas donde los dientes estén muy apiñados o los cepillos interproximales donde los dientes estén más separados.
  • La seda dental: introducimos un trozo de seda entre los dientes. En caso de que llevemos brákets tendremos que enhebrarlo por detrás del arco, el Superfloss facilitará mucho eso. A continuación, curvamos el hilo alrededor de cada diente formando una C, y lo moveremos despacio hacia arriba y hacia abajo.
  • El cepillo interproximal: el cepillo debe introducirse holgadamente entre los dientes, por lo tanto buscaremos el tamaño más adecuado para cada espacio. Lo moveremos desde dentro hacia fuera.
  • Colutorio con flúor: un enjuague diario por las noches después del cepillado nos ayudará a la prevención de la formación de la caries dental.
  • Como elemento auxiliar podremos usar el irrigador bucal que, expulsando un chorro de agua a presión, eliminará cualquier resto de placa que se nos haya quedado después del cepillado. Es de gran utilidad durante el tratamiento con brákets.