Dra. María Guadalupe Toribio Jiménez

Dra. María Guadalupe Toribio Jiménez

publicado en Odontología y estomatología

9 de Diciembre de 2016698 lecturasConocer más sobre el autor

¿Por qué siento dolor después de una endodoncia?

Después de un tratamiento de endodoncia puede presentarse dolor posoperatorio, esto es por la inflamación que se produce en los tejidos periapicales, (tejidos que rodean el diente y le dan soporte y nutrición).

La periodontitis ocurre por la manipulación que sufre el diente durante el procedimiento, ya que los instrumentos utilizados suelen generar fricción y causar irritación mecánica, así mismo las sustancias utilizadas para irrigar o desinfectar los conductos producen irritaciones químicas, o bien, puede ser por el mismo proceso infeccioso que presente el paciente.

Esto es común aun cuando los tratamientos son bien realizados y la molestia puede persistir entre 24 y 72 horas, las cuales desparecen al cabo de estos días, mientras tanto el paciente deberá de evitar comer del lado tratado y dar reposo articular, es recomendable utilizar terapia antinflamatoria y analgésica para disminuir las molestias, las cuales se caracterizan por movilidad, extrusión del diente tratado, dolor a la percusión, masticación y al tocar el diente, el odontólogo tratante también podrá ayudar a disminuir los síntomas sacando la pieza de oclusión (evitar el contacto entre dientes).

Cuando a los síntomas descritos se suma dolor espontaneo, continuo, localizado y pulsátil, que se agrava con la percusión al diente, se puede sospechar de un absceso periapical agudo en fase inicial, es común que este tipo de dolor no ceda con analgésicos y suele ser consecuencia de la presión ejercida sobre las terminaciones nerviosas sensitivas periapicales por el edema localizado en la región.

Para aliviar este dolor se debe prescribir antiinflamatorios que combatan en forma directa la inflamación de los tejidos periapicales, son de ayuda también los enjuagues bucales calientes y con emolientes para disminuir la inflamación. Si hay infección simultánea es necesario administrar antibióticos.

Un absceso periapical agudo puede evolucionar a crónico al no poder ser drenado vía conducto por la obturación de la endodoncia, en este caso los síntomas desaparecerán con antibióticos y analgésicos, más sin embargo, será necesario remover la obturación para una desinfección optima, de no ser posible se puede tratar por la vía quirúrgica.

Cabe señalar que en el caso de los abscesos tanto agudo como crónico, no hay molestias inmediatas a la endodoncia, ya que estos requieren tiempo para su formación y evolución, y suelen presentarse después de un largo tiempo de ser tratado el diente endodónticamente, esto se debe a la reaparición de bacterias en la zona, pudiendo ser la causa de estas una situación diferente a la anterior como puede ser algún problema periodontal.

En otras ocasiones el dolor posendodoncia también puede deberse a maniobras inadecuadas durante el procedimiento, las más comunes son:

  • Sobreinstrumentación: trabajar de más el conducto, ya sea en longitud o grosor. Este malestar cesará en las primeras horas de la intervención con analgésicos y desinflamatorios.
  • Sobreobturación: dejar el material para sellar los conductos fuera de la terminación del diente.

En estos casos deberá ser tratado con cautela ya que depende de la cantidad de material que está excedido y del tipo de material, esto lo podrá determinar el odontólogo tratante mediante una radiografía, la sintomatología y el tiempo de evolución del tratamiento, sobre esto, el decidirá cual será la mejor opción para tratar el dolor, pudiendo ser analgésica, antiinflamatoria o incluso la remoción del material sobre obturado.

Se debe tener en cuenta que la endodoncia es un procedimiento quirúrgico y como tal, llevarlo a cabo tiene riesgos y beneficios, siempre será mejor acudir al especialista para que sea revisado en caso de dolor y para que aclare sus dudas sobre el procedimiento, se debe evitar la automedicación para no tener accidentes o reacciones adversas.