Don Eduardo Acuña Cartes

Don Eduardo Acuña Cartes

publicado en Psicología

17 de Abril de 201729 lecturasConocer más sobre el autor

Psicología energética: qué es y para qué se utiliza

Quizás su nombre no resuene tanto aún. Sin embargo cada día aumenta la cantidad de profesionales y estudios científicos que avalan la eficacia, rapidez y estabilidad de las mejoras otorgadas por este paradigma integrativo, que ha comenzado a instalarse en diferentes áreas del quehacer humano, yendo desde la salud mental, hasta la potenciación de habilidades mediante el trabajo sobre nuestras creencias e incluso comenzando a caminar sobre terreno históricamente recorrido por la medicina tradicional.

¿Qué es la psicología energética?

La psicología energética es una nueva corriente que ha emergido como resultado de la integración de los fundamentos de la medicina tradicional china y los actuales modelos de intervención en psicoterapia occidental. Este grupo de técnicas han llegado a convertirse en un significativo aporte a los distintos modelos de trabajo terapéutico por parte de psicólogos y psiquiatras principalmente, aportando soluciones rápidas, efectivas y estables en diferentes tipos de afecciones, entre las que se cuentan las fobias, crisis de pánico (angustia), depresión, ansiedad y estrés, dolor emocional, e incluso abarcando áreas que comprenden afecciones del tipo “físico” (somático) como diferentes formas de dolor crónico, alergias, y otras patologías más importantes, que derechamente se superponen al área médica.

¿Cómo funcionan estas técnicas?

En general, estas técnicas aplican la estimulación de puntos de acupuntura, ya sea mediante la digitopuntura, o algún otro tipo de estimulación mecánica, al mismo tiempo que combinan con técnicas de imaginería y de conexión con emociones negativas.

Existen importantes diferencias entre las técnicas utilizadas, de las cuales destacan el EFT (técnica de liberación emocional), TFT (terapia del campo mental), Sankey, y muchas otras basadas en los mismos principios de la medicina tradicional china, sin embargo, todas, en mayor o menor medida, han demostrado científicamente, ser un aporte en la reducción y eliminación de sintomatología, regulando (o equilibrando) el sistema eléctrico y químico que subyace al síntoma, actuando directamente sobre el conflicto emocional que argumenta el problema o dificultad.

Desafíos

Creo que debemos, como profesionales, dejar nuestros prejuicios y creencias de lado, y al menos, darnos la oportunidad de conocer, de buscar, investigar y estudiar. Muchas de estas técnicas cuentan con importante evidencia científica, estudios y respaldo empírico, pero nada podrá superar a nuestra propia experiencia de trabajo con nuestros pacientes y con nosotros mismos. Para animarlos a buscar: ¿Se imaginan eliminando una fobia en una sola sesión, por ejemplo? Es totalmente posible; no me crean, vívanlo.