Dr. Juan Manuel Cowalinsky Millán

Dr. Juan Manuel Cowalinsky Millán

publicado en Reumatología

14 de Octubre de 2016219 lecturasConocer más sobre el autor

¿Qué diferencia la artritis de la artrosis?

La artritis y la artrosis son dos dolencias que presentan diferencias en cuanto a sus causas, a su posible prevención y a sus tratamientos. Descúbrelas en este artículo.

ARTRITIS

La artritis es una enfermedad inflamatoria de causa inmunológica que afecta a las articulaciones. Esta dolencia ataca a las articulaciones, que presentan signos inflamatorios (como calor, rubor, aumento de tamaño y dolor) acompañados de una destrucción intensa de las mismas.

La artritis no se puede prevenir, o al menos no conocemos de qué manera podría conseguirse.

Para tratar esta enfermedad, es posible recurrir a múltiples fármacos, como los antiinflamatorios, los corticoides, los inmunosupresores y, además, en los últimos años contamos con productos de biología molecular que la bloquean.

ARTROSIS

Por su parte, la artrosis consiste en la degeneración del cartílago articular. Los síntomas mediante los que reconoceremos esta enfermedad son el dolor y la impotencia funcional. Puede haber a menudo inflamación, pero en general es más moderada que en el caso de la artritis.

La artrosis puede prevenirse con medidas de carácter general, como evitar el sobrepeso y las lesiones, mantener una musculatura adecuada, tomar ciclos de condro-protectores y similares.

Esta dolencia se trata con analgésicos, sesiones de rehabilitación y condro-protectores, así como con implantes de hyaluronato  en articulaciones susceptibles o Interleucina1-ra.

Pueden precisarse tratamientos instrumentados, como las infiltraciones o la neurólisis para algunos cuadros dolorosos. También la cirugía de sustitución protésica puede ser necesaria en casos que estén muy avanzados.