Doña Carmen De la Sierra Fernandez

Doña Carmen De la Sierra Fernandez

publicado en Psicología

21 de Abril de 201711 lecturasConocer más sobre el autor

¿Qué es el biofeedback y el neurofeedback?

A lo largo de la evolución del ser humano, nuestro cerebro y nuestro cuerpo han ido desarrollando mecanismos para adaptarse lo mejor posible al medio que le rodeaba. Esto suponía hacer frente a situaciones traumáticas, catástrofes, problemas familiares... y era crucial poder facilitar la mejor adaptación a cada situación para favorecer la supervivencia de la especie.

Nuestro sistema nervioso y nuestro cuerpo disponen de mecanismos que favorecen la autorregulación y optimizan todo nuestro organismo para favorecer un mejor rendimiento en aquélla situación en que nos encontremos. Muchas personas no logran regularse por sí solas y continúan su día a día con muchas dificultades, sin lograr obtener los resultados deseados y desarrollando problemas de salud.

Cuando hablamos de biofeedback y EEG biofeedback o neurofeedback hablamos de una forma de terapia por retroalimentación, por la que logramos mejorar nuestra actividad cerebral y nuestras funciones fisiológicas aprovechando nuestra capacidad innata para la autoregulación. Para lograr esto necesitamos que unas variables neurológicas como las ondas cerebrales, que genera la actividad eléctrica del cerebro, y las funciones fisiológicas como la respiración, la temperatura, el pulso cardiaco, la respuesta galvánica de la piel… se hagan conscientes y accesibles para nosotros. De esta forma podemos modificar estas variables y lograr encontrar un estado de mayor bienestar o un mejor rendimiento en función de qué y para qué queramos entrenar con esta terapia.

¿Cómo logramos esto?

Todos los aparatos de biofeedback y neurofeedback disponen de sensores que registran en tiempo real las funciones fisiológica y neuronal. Estos sensores sólo registran la actividad, no hacen ningún tipo de estimulación. Esta actividad se ve en una pantalla de tal forma que nos dicen en tiempo real cómo están funcionando. Teniendo esta información podemos entrenar estas variables y favorecer que nuestro cerebro y nuestro cuerpo se autorregulen y mejoren su actividad.

¿Para qué sirve el biofeedback y el neurofeedback?

Estas terapias se han demostrado eficaces en distintas patologías como en el tratamiento de TDAH, cefaleas, epilepsia, problemas de ansiedad, problemas de sueño, autismo, trastornos del desarrollo, trauma, problemas de apego, dolor crónico, epilepsia, agresividad, cambios de humor, adicciones, alto rendimiento (ejecutivos, estudiantes, deportistas…), incontinencia urinaria y problemas de estrés. Es un tratamiento no invasivo, con resultados que perduran y con pocas contraindicaciones.