Doña Beatriz Gómez Palomares

Doña Beatriz Gómez Palomares

publicado en Psicología

22 de Junio de 2015465 lecturasConocer más sobre el autor

¿Qué hacer si tu pareja es celosa?

Todos hemos oído alguna vez sobre parejas, en las que uno de los miembros es muy celoso, y se deja llevar por esa emoción, ¿cómo? Dando rienda suelta a sus ganas de controlar al otro, revisando su teléfono, preguntándole con quien ha estado…etc.

Si te sientes identificado con esta situación, puede que seas la pareja de una persona celosa, y necesites aprender algunas técnicas para poder manejar esas situaciones que lo único que hacen es deteriorar la relación.

Aquí expongo algunas situaciones típicas en una relación en la que interfieren los celos, y pautas para manejarlas:

Si te acribilla a preguntas, llamadas o WhatsApp

Quiere saber en todo momento donde estás, con quién, qué haces, o a qué hora vuelves… Un recurso que vamos a utilizar prácticamente en todas las situaciones de celos es la extinción. Con esta técnica, vamos a conseguir que la respuesta del otro disminuya, y con el tiempo desaparezca.

¿Y cómo aplicamos la extinción? No contestando a las preguntas de tipo “controlador”. Si por el contrario las contestamos, estamos contribuyendo a que la pareja realice ese tipo de preguntas, y por lo tanto, aumenta la posibilidad de que en adelante, siga preguntando de manera compulsiva.

Las primeras veces que se aplica la extinción, el que pregunta en este caso, va a tener una reacción más intensa de lo normal, pues no está acostumbrado/a a que no le contestes, y te llamará más de lo normal, o te escribirá con más frecuencia porque necesita calmar su emoción de celos con tus respuestas.

Mantente firme y no respondas, pues en caso contrario, las próximas veces tu pareja seguirá repitiendo ese comportamiento.

Si te recrimina que miras o hablas demasiado con otros/otras

De nuevo utilizaremos la extinción para que disminuyan este tipo de situaciones. En este caso, cuando la pareja te haga mención a que te ha visto flirteando con otro/a, o que te ha visto mirando a otras personas, no contestaremos a eso e intentaremos sacar otro tema.

Contestando a estas preguntas y dando este tipo de explicaciones, estamos ayudando a que a corto plazo, la pareja se sienta aliviada, pero a largo plazo, estarás reforzando que te cuestione a quién miras por la calle, o en una fiesta, o con quién hablas.

Si te cotillea las redes sociales

En muchas relaciones, el novio/a del celoso, le deja la contraseña de sus redes al celoso para demostrarle que no tiene nada que temer, y que no habla con exnovios/as por ejemplo. Pero en realidad, dejarle la contraseña no es una buena forma de manejar los celos del otro ya que le estás consintiendo sus celos. Cuando la pareja siente celos, para poder calmar esa desagradable emoción, te recrimina que no le dejas ver tus mensajes privados por ejemplo, o te dice que tienes muchas amigas/os en Facebook y que no puede saber si no tonteas con ellos/as. Tú para demostrarle que le eres fiel y que no tienes nada que ocultar, le das tu contraseña y le muestras tus mensajes.

El celoso ha conseguido aliviar su sensación de celos, así que ha aprendido que montándote un numerito igual, va a conseguir que le enseñes tus mensajes y se va a sentir mejor (solo a corto plazo), sin embargo, a ti esto no te conviene en absoluto porque al darle tu contraseña, o al abrirle la intimidad de tus redes, “has consentido sus celos”, y has reforzado su conducta celosa, esto se traduce en que él o ella repetirán este comportamiento cada vez que sientan celos.

La próxima vez no le des tu contraseña, ni te sientas obligado/a a enseñarle tus mensajes. Si lo haces una vez, estarás permitiendo que te lo exija a menudo. Si cortas esta situación, irá disminuyendo con el tiempo.

Estas son algunas de las situaciones más comunes en las relaciones en las que uno de los miembros de la pareja es celoso. Es normal que suelas caer en la trampa de querer demostrarle que no tiene nada que temer porque en realidad solo quieres estar con él o ella.

Decirle este tipo de cosas solo les tranquiliza de manera inmediata, pero en realidad, si esta situación es común en tu pareja, no bastará con que le digas que le quieres y que no tiene nada que temer.

Trata de manejar las situaciones haciendo uso de la extinción, y evita reforzar sus conductas celosas dándole explicaciones de tu “amor hacia él/ella. A largo plazo, aprenderá que llevando a cabo ese tipo de comportamientos no va a obtener tu atención, ni palabras que le tranquilicen, así dejará poco a poco de comportarse de ese modo.