Dra. Susana García Greciano

Dra. Susana García Greciano

publicado en Medicina del deporte

25 de Noviembre de 2015570 lecturasConocer más sobre el autor

Tendinitis aquílea síntomas, tratamiento y prevención

La tendinitis aquílea, hoy llamada tendinopatía del Aquiles afecta todos los años al 9% de corredores, sobre todo mayores de 40 años con muchos años de experiencia. La incidencia en atletas de alto rendimiento es del 50 %, y en la población no activa del 5,9 %.

Varios factores inciden en la producción de una tendinitis aquílea y es en estos donde podemos actuar para prevenirla.

Factores extrínsecos

  • Entrenamiento incorrecto
  • Desalineación axial, hiperponación, supinación, pie cavo
  • Inestabilidad articular
  • Desequilibrios musculares
  • Pérdida de fuerza, resistencia y flexibilidad
  • Calzado y terreno inadecuados

Factores intrínsecos

  • Edad: al aumentar la edad el tejido tendinoso experimenta cambios estructurales y deterioro.
  • La inactividad produce cambios bioquímicos y estructurales del tendón.
  • Alteraciones metabólicas como el hipotiroidismo, obesidad, hiperuricemia, hipercolesterolemia y diabetes
  • Dieta con bajo aporte de nutrientes esenciales
  • Medicamentos: antibióticos como ciprofloxacino, corticoides, estatinas y esteroides anabolizantes

Los factores mencionados hacen que el tendón sea de inferior calidad, por lo que se lesiona con un incremento moderado de entrenamiento o con una carga normal en la vida diaria o laboral.

El síntoma primordial que aparece en el 100 % de las tendinitis aquíleas es el dolor, en un 40 % aparece inflamación y tumefacción del tendón a las dos semanas del comienzo del dolor. En los deportistas además hay una disminución del rendimiento.

La tendinopatía del Aquiles puede requerir de 4 a 6 meses para su curación completa.

El tratamiento conservador es efectivo en el 75 % de los casos de una tendinitis aguda, consiste en reducir la carga del tendón, requiriendo reposo deportivo de prácticas de salto y carrera, valorar un adecuado revestimiento interior del calzado, eligiendo el correcto. El frío local y antiinflamatorios tópicos, así como analgésicos orales, proporcionan un alivio del dolor. No se deben tomar antiinflamatorios no esteroideos vía oral, ya que perjudican la fase de reparación del tendón. El aporte de nutrientes específicos para el tendón ha demostrado ser eficaz. En la fase aguda el tendón de Aquiles requiere de 6 a 10 semanas para su curación.

Si los síntomas persisten durante meses, se produce la fase tardía de la tendinopatía. En esta, el tratamiento consiste en ejercicios excéntricos, tratamientos físicos como ultrasonidos, láser, fricción cruzada, hielo, ondas de choque extracorpóreas, electrolisis percutánea intratisular ecoguiada, infiltración de plasma rico en plaquetas que acelera la curación mediante incremento de factores de crecimiento. Solo si no responde a lo anterior está indicado el tratamiento quirúrgico.

La tendinitis o tendinopatía aquílea debe ser tomada muy en serio tanto por deportistas como sedentarios, ya que si acuden al especialista al comienzo del dolor la probabilidad de éxito con tratamiento conservador es del 80 %.